//
estás leyendo...
Agradecimiento, Alegría, Arriesgar, Compromiso, Emocionarse, Fiestas, Fortaleza, Generosidad, Logros, Pensar en los demás, Salir de uno mismo

Reflexiones de un día de fiesta


“Quiero adorar tu majestad sobre el cielo: 

con la alabanza de los niños”, (Sal. 8)

El Pabellón NacionalVarios años más tarde comprendí qué era aquello de prometer la bandera, cuando la maestra lo explicaba a las alumnas de primero de escuela, que estaban a punto de hacer la promesa. Prometer la bandera era nada más, y nada menos, que eso: luchar por ser buenos ciudadanos,responsables. ¿Cómo? Portándonos bien. Una explicación clara, acorde a la menuda y no tan menuda edad.

Esta mañana volví a convertirme en ciudadana de mi patria, con corazón fervoroso, mientras clavaba los ojos en el pabellón que daba, soberbio, un paso al frente. No sólo yo, sino que un vasto grupo de los que prometimos la bandera hace ya varias décadas, renovamos nuestro amor a la patria, mientras entonamos el himno nacional, “Mi bandera”y otras canciones, haciendo competencia al celestial coro de niñas, con desacordadas voces. Volvimos a ser niños con nuestras niñas. Nos emocionamos cuando bailaron el “Gato” con fina ciudadanía.

Hoy es más fácil sentir el orgullo de ser oriental, dirán, luego de la victoria celeste ante Inglaterra, que abandonó la cancha sin comerse el pan. Es cierto. Ha sido un 19 de junio para recordar. No sólo por la victoria. Por la nobleza de un jugador que dedicó su gol, con apretado abrazo y beso en la cabeza,  al kinesiólogo que obró su recuperación. Por la tumbadora generosidad del kinesiólogo, que viajó a Brasil para acompañar al jugador en cuestión habiéndose sometido a un tratamiento de quimioterapia una semana antes. Por el compromiso y el olvido de sí de ese futbolista que siguió jugando hasta el final con un calambre en ambos pies que le duró veinte minutos. No abandonó. Hizo el segundo gol. Ganamos.

 

Mi bandera

 Cual retazo de los cielos, de los cielos
Do jamás se pone el sol, se pone el sol

Es la enseña de mi Patria

La bandera bicolor.

Si el Pampero la acaricia, la acaricia
O la anima el batallar, el batallar
Son canciones de victoria
Las que entona el tremolar

Es muy bella mi bandera, mi bandera
Nada iguala su lucir, su lucir
Y es su sombra la que buscan
Los valientes al morir

No ambiciono otra fortuna, otra fortuna
Ni reclamo más honor, más honor
Que morir por mi bandera
La bandera bicolor.

Anuncios

Comentarios

2 comentarios en “Reflexiones de un día de fiesta

  1. Muy bueno Vero !!! muy bueno

    Publicado por Raquel de la Riestra | junio 21, 2014, 9:35 pm

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Mejor calificado

Goodreads

Follow bajo paraguas violeta on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: