//
estás leyendo...
Alegría, Compartir, Esperar, Familia, Matrimonio, Paciencia, Recomenzar, Serenidad, Soñar

Just married

«Nadie enciende una lámpara y la cubre con una vasija, o la pone debajo de un lecho, sino que la pone sobre un candelero, para que los que entren vean la luz" (Lucas 8, 16-17; 11,33)

Imagen

Hace algo más de siete años nos dimos el “sí” para siempre. Mucho se parece la vida a una aventura,-  un vertiginoso sorteo de obstáculos, al mejor estilo Indiana Jones – a un show de magia, en el que somos espectadores de las sorpresas que se escapan de la galera de un mago y , a menudo nos llaman al escenario a tomar parte en el show.

Breve fue el tiempo que permanecimos en nuestro país de origen, antes de embarcarnos en una aventura en el exterior que duró poco menos de 5 años. Es así que debimos desprendernos de nuestro simpático apartamento de recién casados, de los lustrosos muebles y los inmaculados electrodomésticos y cambiarlos por un apartamento en una ciudad universitaria- de cuyo nombre sí puedo acordarme, pero no viene al caso- con un rejunte de muebles de segunda mano. El tan loado sofá hundido- la delicia de los invitados. las paredes de un amarillo furioso, para delicia propia. Y lo que más me costaba, no tener mis propios cuadros. Si, total, ¿estábamos de paso?

El anhelo de hogar, se fue realizando, en cuanto era posible, con nuestras becas de estudio y los tres pimpollos que nos fueron floreciendo a medida que se sucedían las estaciones del exilio elegido. Adoptamos el hobby de armar puzzles, que luego se convertirían en cuadros. Con el tiempo, la casa ajena tomó cierto aire de hogar, a medida que los puzzles se metían en un marco e iban trepándose a las paredes.

Hace un par de meses, luego del tan ansiado desembarco en nuestro país natal, regresamos a nuestro apartamento de recién casados. Descubrimos que nos estaba pequeño, pero la alegría no ocupa lugar y aquí podíamos ser felices. Durante años había deseado “estar en casa”, agujerear las paredes, colgar cuadros, clavar estantes, hacer hogar.

Un buen día nos llegó la hora de poder hacerlo, de poder comenzar a hacerlo. De empezar a construir el hogar. Como una pareja de recién casados. Ayer, con gran alegría, emprendimos una expedición a una tienda de iluminación y nos hicimos con varias lámparas, que pronto sustituirán a las bombillas de luz que cuelgan del techo.

Además del aspecto estético, es mi deseo que brille esa luz de hogar, la llama encendida de la alegría y de la paz.

Anuncios

Comentarios

3 comentarios en “Just married

  1. Me encantó y cuánto me alegro…. que brille siempre esa luz de hogar. Un abrazo grande

    Publicado por Raquel de la Riestra | octubre 14, 2013, 2:14 pm
  2. Vero: me gustó mucho. Como ves, enseguida que me contaste, te fui a buscar. Seguí escribiendo, porque es un descanso leer lo que ponés, y lo que está detrás. Cariños Inés

    Publicado por M.Inés Ramos Inthamoussu | noviembre 20, 2013, 10:06 pm

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Mejor calificado

Goodreads

Follow bajo paraguas violeta on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: