//
estás leyendo...
Alegría, Esperar, Hijos, Risas, Serenidad

El taxi que no llegó

“Que te garúe finito”. Un dicho simpático de estas latitudes. Garuaba y finito. Creo que la garúa es así: finita. Tal vez haya cierta redundancia en el refrán. Pienso que es a propósito. Lo que digo es redundante, pues. Sigamos con el cuento. Pedimos un taxi porque, aunque finito, garuaba. La centralita estaba algo colapsada, lo que es normal en días de garúa y de otros tipos de precipitaciones. Así que esperamos. Con paciencia e impaciencia. Sí, con las dos cosas. ¿Cómo explicarlo? Los taxis se sucedían en hormiguera fila. Negros y amarillos. Blancos y amarillos. No reparaba en si iban llenos o vacíos. Sabía que en un día como aquel alguien los esperaba. El nuestro era el 367. ¿Dónde estaría?

Afortunadamente nunca llegó. Sí, afortunadamente. Y como el taxi no llegó, nos llegó el tiempo de estar juntos. Imparable garúa de risas en una tarde que ya no era gris.

Anuncios

Comentarios

Un comentario en “El taxi que no llegó

  1. Me encantó. Muy expresivo !!!

    Publicado por Raquel de la Riestra | mayo 25, 2013, 2:42 am

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Mejor calificado

Goodreads

Follow bajo paraguas violeta on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: