//
estás leyendo...
Agradecimiento, Alegría, Amigos, Compartir, Conocer, Contemplar, Detenerse, Disfrutar, Festejar, Fiestas

La magia de un reencuentro

El canto de un solitario grillo acompaña a Odilia en la serena noche de marzo, mientras cuelga la ropa a oscuras. No quiere despertar a Ángel. Sospecha que, a pesar de su sueño, como tantas veces,  la espera.

Odilia y sus amigas se encontraron, y se reencontraron, en un bar. Habían estado allí hacía muchos años. No sabía cuántos. Su mente alimentaba un recuerdo vago. El lugar era un poco oscuro para su gusto, si no fuera por unos destellos neón que no supo de dónde provenían. No tenía tiempo para averiguarlo. Tenía tanto que contar. La ocasión era el festejo de los treinta de Mariana. Mariana vestía una camisa coral, con caravanas a juego, que resaltaba su preciosa y envidiable piel, tan amiga del sol. Odilia estaba emocionada de verlas de nuevo. Hablaba-más bien gritaba, en parte para alzar su voz sobre la música pero, sobre todo, por la emoción de estar compartiendo su vida con ellas, las de siempre- sin parar. Cuando terminó de contar una interminable anécdota- cuyo final Emilia adelantó sin pretenderlo- se dio cuenta de que ella, Odilia, no era, no debía ser, el centro de atención. Era el cumpleaños de Mariana. Mariana, tan dulce y serena escuchaba más que hablaba. Quién hubiera dicho que era su cumpleaños. Por fin Odilia terminó de narrar sus aventuras y cedió la palabra a Isabel y a Bárbara. Ambas tenían cosas más divertidas que contar. Isabel tenía un curioso nudo en las cuerdas vocales. Odilia sintió que su anécdota había sido tan banal en comparación. Pero tenía la necesidad de desahogarse: ahora su alegría volaba en el aire como una cometa multicolor. Bárbara, la más cosmopolita de nosotras, nos maravillaba con la narración de sus aventuras. Sus palabras eran palomas, monedas y conejos salidas de su sombrero.

Odilia se sentía feliz. La conversación se remontaba a tiempos cada vez más remotos de su amistad, a medida que la noche rejuvenecía. Los nombres de compañeros de colegio, de los que tenían salpicadas noticias, armaban un patchwork de alegría y complicidad. A Odilia le gustaba irse a dormir temprano. En este hábito se volvía cada vez más exigente consigo misma- hasta estrafalaria, se podría decir-. Por eso se sorprendió a sí misma negándose a tomar un taxi con Victoria para volver a casa ya pasada la medianoche. Sabía que al otro día le esperaba una jornada de trabajo intensa. Esa noche no se repetiría, sin embargo. No de la misma manera. Cada reencuentro es único. La amistad es generosidad, sacrificio, alegría, días de sol y de sombra. Se  nutre del tiempo y también crece cuando decrece el sueño.

Ya había colgado la ropa. Mientras, había aprovechado para buscar alguna ventana iluminada, alguien despierto en las horas dormidas. Era una costumbre que tenía de chica, cuando algún amanecer la encontraba estudiando, o se desvelaba escribiendo a la luz de la luna. También había puesto a funcionar el lavarropas. Así aprovechaba el insomnio y se ejercitaba para ser un ama de casa más diligente. Hora de dormir. Con la alegría cumplida y la tarea en el corazón- o al revés- Odilia decidió abandonarse en los suaves brazos del sueño.

Anuncios

Comentarios

4 comentarios en “La magia de un reencuentro

  1. Muy bueno !!!!, poético, sencillo y veraz !!!!.
    Besos

    Publicado por Raquel de la Riestra | marzo 15, 2013, 9:25 pm
  2. qqq tal Verooo??? soy silvia ,mama de Olivia desde Pamplona, como estais??? y los herederos??? dales a todos grandes besos.
    seguro que no has parado de sonreir a que si??? pues sigue asi..cuidaros mucho
    como ves te sigoooo.. te vi en el video guuuaaauuuu te sales jajajaja
    ciao bambina !!
    silvia

    Publicado por silvia maiz | marzo 19, 2013, 8:06 am
    • Sí, que ya sé quién sos, jaja! Me hiciste reír mucho sí! Hoy a las 7 de la mañana. Tu mensaje fue lo primero que vi. Quiero tu mail, que no lo tengo, así te escribo +! Un besote, wapa!

      Publicado por verocou | marzo 19, 2013, 1:51 pm

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Mejor calificado

Goodreads

Follow bajo paraguas violeta on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: