//
estás leyendo...
Aceptación, Logros, Optimismo, Paciencia, Paz, Reírse de uno mismo, Risas, Serenidad

La sirenita

Hace unos meses, aún en Pamplona, hablaba con una amiga sobre el tema del culto al cuerpo. Le decía que en América Latina estaba mucho más arraigado.

El bedel le dijo que ella estaba más delgada y que yo no. A mi amiga le dio pena por mí. A mí no. Ya lo sabía.

La leche y los cálculos de calcio. Mi suegra para convencerme me dijo que quitar mi litro diario de leche implicaría 1000 calorías menos por día. Y mil gotas de alegría menos- esto lo agrego yo-. Viviría a base de leche. Me quedaría con esas 1000 calorías y quitaría todo lo demás.

Alguna amiga me ha dicho “tenés que adelgazar” , así en imperativo. Me lo dijo con inmenso cariño-lo sé- y lo valoro muchísimo. Decirle a alguien que está gordo, especialmente si es una mujer, no es fácil. Tienen que quererte mucho.

Lo que más me gustó- de todos los comentarios que he recibido acerca de la urgencia que debo tener para “volver a ser la que era”- es el razonamiento que alguien me hizo acerca de las motivaciones para perder peso: no hacerlo por inconformismo con uno mismo, por rabia contra esa imagen de vaca que nos devuelve el espejo. Hacerlo por amor a uno mismo. Por amor a esa vaca que somos.  🙂 Obviamente la persona en cuestión no habló de ninguna vaca. Lo de la vaca lo agrego yo para divertirme.

No me gusta el conformismo- la vaquita en la que me he convertido- , pero sí la aceptación. Es bastante diferente, ¿no creen? Digamos que aunque deje mi litro de leche, y me alimente a base de una manzanita diaria no adelgazaré de la noche al amanecer. Aceptar que uno es como es, aunque no como quisiera – que por un tiempo ha migrado al reino animal :)- es un paso gigante. A mí me costó. Aceptarse no es resignarse. Es aprender a mirarse al espejo sin rabia. Aprender a sonreír, aunque no somos tan modélicas como quisiéramos. A ver lo guapas que estamos, sí. Lo guapas que estamos a pesar de esos kilos de más. Lo bien que nos queda el violeta de genciana en los labios. Cambiar, en cualquier ámbito de la vida- en este caso adelgazar- lleva tiempo. Y por estar de mal humor no se adelgaza antes, ni se consiguen tantas otras cosas. Ni tampoco por tomarnos cada mañana un comprimido de urgencialis se acelera el trámite.

Después de la aceptación viene el desafío. Mejor dicho, aparece esa pregunta en la mente : y ¿qué tal si hacemos algo?

Esto resume lo que me dijo aquel buen amigo. Intentar adelgazar por amor a la (mujer) real.

Así, por amor a nosotros mismos, podemos plantearnos muchas metas. Cada cual la que necesite. Con alegría, con serenidad, con paz, con paciencia, ¡con buen humor!. Que más vale ser vaca feliz que sirena amargada.

¡Que tengan un lindo día y se sonrían mucho en el espejo!

Anuncios

Comentarios

5 comentarios en “La sirenita

  1. Hola Verito!! Te extraño mucho!!!

    Publicado por Majo | septiembre 20, 2012, 2:56 pm
  2. Yo busco sentirme yo conmigo misma bien…Gustarme cuando me miro en el espejo. Eso es lo que importa. Un besote

    Publicado por winnie0 | septiembre 20, 2012, 5:58 pm
  3. Muy bueno, a veces uno se deja estar porque hay otras prioridades(bebes, niños, etc) pero hay que buscar los minutos para salir a caminar, cambiar ciertos hábitos, sobretodo por nuestra salud…..no es fácil, pero SE puede!!!
    Cariños

    Publicado por Pati | septiembre 20, 2012, 7:18 pm

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Mejor calificado

Goodreads

Follow bajo paraguas violeta on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: