//
estás leyendo...
Amigos, Aprender, Disfrutar, Divertirse

Cómo conseguir la atención de un príncipe (sin proponérselo)

Un príncipe, al fin y al cabo, es un ser común y corriente. Eso sí, rodeado de cierto glamour y encanto que caracteriza a todo príncipe azul, o de cualquier otro color.

Casualmente, hoy un príncipe visitaba mi barrio. Muchos sabréis a quién me refiero: a su Alteza Real el Príncipe de Asturias, entre cuyos títulos figura el de Príncipe de Viana, como heredero del Reino de Navarra.

Ha visitado esta tierra con ocasión de la entrega del Premio Príncipe de Viana de la Cultura al Pintor Antonio López.

Para aprovechar su visita ha decidido pasarse también por mi barrio y hacer una visita a la biblioteca que suelo frecuentar.

Al terminar su visita sucedió todo. A diferencia de los demás curiosos y/o admiradores que estaban esperando fuera de la biblioteca, una amiga y yo decidimos mirarlo todo desde el balcón. Como dice Rastreator: ¡acierto! No había nadie en los balcones y el príncipe, al ver que lo saludábamos, nos devolvió el saludo. Evidentemente tuvimos que comprobar con  una rotación de cabeza de 90 º, y luego con otra de 180º que era a nosotros a quién nos saludaba con su simpática sonrisa. Y sí, era a nosotras.

Fue divertido recibir su amable e inesperado saludo. Tal vez le hubiera hecho ilusión saber que las chicas que le hacían el honor no eran nacidas en su tierra.

Como descendiente de españoles, el príncipe me resultaba una figura familiar desde niña; lo había visto en revistas y era el príncipe apuesto con el que podría soñar cualquier niña. Yo lo admiraba con esa admiración infantil y con el cariño a la tierra de mi madre y abuelos.

Hoy me devolvió, sin saberlo, el cariño que desde pequeña tuve a la familia a la Familia Real.

Para terminar- y aunque la calidad pueda decepcionarles- aquí va una instantánea del suceso:

El saludo que nos dirigió el príncipe

Ya lo saben. Básicamente, para atraer la atención de un príncipe hay que situarse en algún lugar aislado, dentro de su campo visual. Si el lugar es alto, mejor. Sin quererlo, reunimos todos los requisitos. Ante la novedad- ¡y la sorpresa!- e ignorantes del protocolo del saludo a distancia, olvidamos que saludar también es un arte , y no sólo levantamos ligeramente la mano, sino que la agitamos frenéticamente de derecha a izquierda, por lo menos unas 20 veces. Seguro que no nos lo tomó en cuenta. Lo decía su sonrisa.

Anuncios

Comentarios

6 comentarios en “Cómo conseguir la atención de un príncipe (sin proponérselo)

  1. Me encanta!!!!

    Publicado por María | junio 7, 2012, 8:29 am
  2. Imagino vuestra emoción al ver que os saludaba a vosotras.
    Un abrazo.

    Publicado por mercedesmolinero | junio 7, 2012, 9:45 am
  3. Me encantó y comparto contigo que desde siempre tengo mucho cariño a la familia real. Y al principe lo recuerdo de pequeño, un sol de niño,
    Abrazos

    Publicado por Raquel de la Riestra | junio 9, 2012, 9:14 pm

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Mejor calificado

Goodreads

Follow bajo paraguas violeta on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: