//
estás leyendo...
Uncategorized

Feliciana

Feliciana. Así lo define la RAE:

feliciano, na.

1. m. y f. coloq. Cuba y Méx. Persona feliz, que todo lo ve por el lado bueno, optimista, despreocupado.

y así quiero ser; ¿ustedes, no?

Por fin llegó la nieve a Pamplona; la nieve que me hizo gritar “nieveeeeeeeee” a unos conocidos que ví en la calle. Tal vez no compartían mi alegría, pero yo necesitaba compartirla. Así llegaba la ola de frío importada de Siberia y otra ola- tanto o más “refrescante”- que nos dejó la casa patas arriba buscando quién sabe qué tesoros. Unos minutos antes pensaba postear en facebook “la vida me sonríe”. El día me había ido bien, muy bien, súper bien. Entre una cosa y otra no lo posteé- creo que me parecía un poco cursi, o soberbio, no sé. Cuando mi marido y yo entramos en casa nos encontramos con la sorpresa del robo; se llevaron algunas cosas, sobre todo esfuerzos propios y ajenos, varios recuerdos y nos dejaron un gran torbellino exterior e interior que nos hizo pensar bastante. El robo dio para mucho. Cuando fui a buscar a mi hija de cuatro años, que volvía del cole, le expliqué que había policías en casa porque nos habían robado. Me dijo: “pero qué malos que son esos policías”. Cuando la cosa empezó a parecerme divertida “compuse” un rap que dice “qué cabrones son esos ladrones” (con el ritmo adecuado y el baile gana mucho). Mi amiga Zuri vino enseguida a ayudarme a ordenar mi cuarto, doblando- una a una- mi ropa de verano que los ladronzuelos despedigaron por ahí. Barrió, me limpió los cajones (que estaban sucios desde antes del suceso). A mí me tocó poco. Cuando Zuri se fue llegó otra amiga, Anita, a jugar con los niños mientras que yo descansaba en el sofá. Me parecía raro que no se sentara conmigo a charlar. Me di cuenta de que sabía lo que necesitaba; con algunos amigos no se necesita hablar. El enojo inicial de Miguel trocó en la reflexión de que teníamos mucha suerte. Después- para festejarlo- mis amigas Ceci, Cris, y Zuri “para hacerme el aguante” (como decimos los sudacas), me llevaron a un asiático y con las risas (y unos repugnantes chupitos del lagarto verde o vaya a saber qué) me olvidé de todo (en el buen sentido). Hasta brindamos por los robos que, aunque a primera vista no lo parezca, traen muchas cosas buenas: ordenar con cierta seriedad las cosas, encontrar cosas perdidas, perder cosas que encontramos, reencontrarse con amigas, con el marido y hasta con uno mismo. Al final del día sigo pensando lo mismo: “la vida me sonríe”. ¿No les parece?

Anuncios

Comentarios

2 comentarios en “Feliciana

  1. Eres una crack.- Sabés? Zuri (no limpié ni la mitad de lo que dice… 😉

    Publicado por Zuri | febrero 8, 2012, 10:02 am
  2. Sos una grande Vero!! el posisitivismo se contagia… y el mundo necesita muchas actitudes como la tuya!!! me dejás compartir en mi blog la dirección del tuyo?? quiero aportar mi granito de arena para que te lean… y así contagiemos este espíritu de ver toooooodo lo que la vida tiene de positivo. A mí también, la vida me sonríe!!!

    Publicado por Liderarte.com | febrero 16, 2012, 4:53 pm

¿Tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Mejor calificado

Goodreads

Follow bajo paraguas violeta on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: